EL temido Coronavirus

La Dirección General de la Policía deja desprotegidos a sus Policías ante el COVID-19.

Cualquier trabajador que esté trabajando de cara al público a día de hoy, sean médicos, farmacéuticos, cajeras de supermercados etc..  están atendiendo a las personas en sus puestos de trabajo con los medios necesarios, debido al gran riesgo de contagio del COVID-19.

En cambio nuestros Policías que deben de velar porque se cumpla las normas del Real Decreto para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por este virus, impuesto por el Gobierno al decretarse el Estado de Alarma, no disponen de mascarillas ni guantes en sus Dependencias para poder desempeñar su labor sin correr el riesgo de contraer el virus.

¡Es indignante y vergonzoso! Si no protegemos a los Policías, ponemos en peligro a los ciudadanos.

Una vez más la Dirección General de la Policía demuestra claramente NO estar a la altura de las circunstancias,  ni tampoco a la altura de sus Policías, los cuales cumplen su labor de una manera ejemplar, a pesar de sufrir unos cambios drásticos en sus jornadas laborales y de no tener material en condiciones para trabajar, repercutiéndoles de una manera considerable en sus vidas familiares.

La comunidad China se encarga de proteger a nuestros Policías.

Luchamos juntos

Gracias a la solidaridad que está mostrando en estos momentos la comunidad China, en muchas Comisarías nuestros Policías pueden disponer de mascarillas, guantes y gel desinfectante, para poder realizar su trabajo con un mínimo de protección.

En cambio, en otras plantillas no tienen absolutamente nada para protegerse.

Una protección y unas garantías que les debería de proporcionar la Dirección General de la Policía, esa función la está realizando unos ciudadanos de a pie y de otro país.

¿Qué más tienen que aguantar los Policías?

A raíz de decretarse el Estado de Alarma a muchos les han cambiado sus horarios y puestos de trabajo, sin que nadie tuviese en cuenta que muchos Policías son padres y madres con hijos, y se encuentran ahora mismo con problemas para poder atender a sus familias y poder conciliar su vida laboral y familiar.

Están viviendo en una continua incertidumbre porque las instrucciones que reciben por parte de sus superiores van cambiando por días y siguen sufriendo las consecuencias de la incompetencia de muchos de sus mandos, lo cual les genera una gran inseguridad a la hora de desempeñar su trabajo.

Tras el pánico que se ha generado en la sociedad por la velocidad en la que se contagia el COVID-19, a pesar de tener una tasa baja de mortalidad, tienen que soportar que su propia organización no se preocupa lo más mínimo por su seguridad y que nadie está haciendo nada al respecto por cambiar esta situación dentro de sus plantillas.

No se lo merecen, no se merecen que les traten de una manera tan lamentable.

Quiero dar las gracias a todos los Policías por su gran trabajo, por estar siempre en los peores momentos dando lo mejor de sí mismos, a pesar de tener que aguantar el maltrato y la desconsideración que sufren en muchas ocasiones por parte de su propia organización, de los medios de comunicación y  por parte de muchos ciudadanos los cuales desconocen cual es su realidad. 

Gracias por vuestro gran trabajo, por ser grandes profesionales, y por dedicar vuestra vida al servicio de los demás.

A pesar de ser un momento muy duro para todos, éste es un buen momento para que cada uno de nosotros tomemos conciencia  y que nos demos cuenta de lo que realmente es importante en nuestras vidas, de aprovechar la ocasión para estar con nuestras familias y recuperar lo más bonito de esta profesión, EL COMPAÑERISMO.

 

Policía recibiendo ayuda de un ciudadano chino

GRACIAS POR AYUDARNOS.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *